Lo sugerimos. Lo anunciamos ¿Está naciendo una naviera de «línea blanca» especializada en contenedor de 53 pies?

Las autoridades deben habilitar al contenedor de 53 pies: El continente americano necesita una nueva Marina Mercante a partir de cada país y fuertemente ligada a la logística terrestre doméstica y regional

Foto: Contenedores de 53 pies de FedEx en el buque regular charteado por UCM para establecer una ruta entre EEUU y China con dicho tipo de unidad y formato de consolidación. Enlace a la fuente

América no puede seguir esperando

El caso de UMC United Managment Cargo Charleston quedará en la Historia Logística como el primer acuerdo de servicio regular de una ruta oceánica para contenedores de 53 pies, en el que los buques son charteados regulares y no una «naviera de línea» en la que ésa pretende que toda la clientela sea atendida con tan solo sus propios contenedores de 40′ y hasta con sus empleados, camiones y trenes muy dentro de un territorio.

Este caso de UMC, correspondería a una iniciativa en la que desde AIMAS la definimos como «Línea Blanca», por lo que sugerimos leer la descripción.

La «exitosa crisis de contenedores» condicionó al planeta en su comercio exterior transoceánico durante la  Pandemia por COVID19 y, tal y como suele suceder, comienzan a salir a la luz las novedades. Las soluciones: Desde el País donde nació el concepto, la cultura del intermodalismo, hoy sus actores de la logística terrestre se están subiendo a los barcos par expandir el mercado y dar respuesta a sus clientes.

Los países de América que aún no disponen de normativas para la circulación de contenedores de 53 pies, deberán despertarse, pues el rumbo ya comienza a develar su derrotero.

Responsabilidad pública

Aunque no toda América tiene carreteras, calles y caminos aptos para la libre circulación de los camiones con semirremolques de 16,15 m (53 pies), si es claro que absolutamente todos los países disponen de sendas donde sí pueden circular sin inconvenientes dichos camiones.

El Mundo comenzará a movilizar contenedores de 53 pies. El 93% de la economía América ya lo está haciendo (Brasil, Canadá, EEUU y Máxico), y hoy está comenzando a cruzar el océano hacia China.

Con toda la seguridad operativa que se deba disponer, el desafío es económico y productivo, ya que los países, las regiones, las provincias que más pronto liberen la adecuada circulación vial, asegurarán que sus empresas terrestres (camiones, logísticos y ferroviarios), ingresen al mercado de la propiedad y de la operación local, regional y transoceánica de esta nueva logística con sus propios contenedores de 53 pies (y con los de sus colegas de todo el Mundo).

Huella de Carbono (Y costos!)

Entre un contenedor de 40′ y uno de 53′ a bordo de trenes, la diferencia en la reducción de huella y de costos ronda entre el 12 y el 40% según el parámetro que se analice.

Para el caso de las líneas ferroviarias de trocha estándar y más anchas (1.435 m en adelante), el impacto entre movilizar trenes de 500 metros con contenedores de 40′ a utilizar trenes de 2.500 metros con doble estiba de contenedores de 53′, supera en seis veces la exigencia de infraestructura disponible (es decir, en el primer caso se requieren 40 Km de vías para la circulación simultánea de todos los trenes en simple estiba de 40′ y de 500 m de largo, mientras que para el segundo caso, solo se requiere un sector 7 Km para ese único tren equivalente en circulación).

En el automotor, el rango de reducciones superará al 30%, ya que con un mismo equipo se movilizará un 50% más de volumen de carga.

Técnicamente, las ventajas se observan y se comprueban en unas simples cuentas, pero el desafío es cultural, donde la comprensión del rol de la milla comercial (commercial mile) será esencial, pues intermodal es una cultura económica de transporte y no una simple cuestión técnica: Es una forma de conformar la cadena y una muy comprometida forma de cumplir con el cliente y con los colegas de todos los eslabones, incluso con los competidores.

De Buenos Aires a Lima: El Automotor lo resolvió

La crisis de contenedores empujó a los exportadores e importadores a tomar decisiones, y a los transportistas por automotor con habilitación internacional, a atender a esas necesidades.

Una de las firmas que está atendiendo varias veces por semana a un cliente, tiene un acuerdo con un colega, y transborda la mercadería en la frontera, lo que hace a una reducción de costos hasta en un 30%.

Ese mismo ejercicio, si se dispusiera de un contenedor competitivo como el de 53 pies, podrá realizarse transbordando en uno o más puntos del recorrido a la unidad de un semirremolque a otro o a un vagón, pero lo más interesante, es que el ejercicio demuestra que esos transportistas, como actores de la milla comercial, están capacitados para contratar bodega a los buques y enviar sus propios contenedores en servicio a sus clientes.

Es el momento. Está sucediendo y todos los actores públicos y privados debemos sumarnos a generar conocimiento, a implementar nuevas y mejores prácticas que hagan a la mejor y mayor oferta logística a la producción de nuestras localidades, provincias, países y regiones, pero la primera pieza, es que los Estados habiliten la circulación libre de los contenedores de 53 pies y dispongan el tránsito de los semirremolques de esa medida.

Bahía Blanca, Marzo 3 de 2022

Asociación Intermodal de América del Sur

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *